?

Log in

 
 
27 May 2008 @ 10:10 am
El Polvo Debajo del Tapete por MR. MIND  
Ya he hablado en el pasado de esta propensión de los humanos por ser una suerte de especie extraña en donde son capaces de atentar contra sí mismos por el simple hecho de PODER hacerlo. Los humanos viven esclavizados de un sinnúmero de causas que les otorga, en muchos casos, una brújula de conceptos parecidos a ser o no: Felices, exitosos, ricos, hermosos.

Sí, les preocupa todo: Ser bellos, ser jóvenes, ser exitosos económicamente, ser exitosos amorosamente, ser exitosos con el sexo opuesto, en sus empleos, y demás etcéteras. Y aunque muchos de estos asuntos son cuestiones que se pueden incluso a llegar a debatir de manera diaria en conversaciones triviales en una comida, o una reunión, se conviene en que "para ser felices hay que relajarse" y toda esa palabrería políticamente correcta que, una gran mayoría de los exponentes, pronuncia de dientes para afuera.

Estas conversaciones pueden realizarse, ya sea, en un automóvil, o en un punto de encuentro en una mesa donde la gente esté comiendo fruta o, sencillamente, bebiendo la infusión llamada "café" por todos ellos... Pocos se detienen a pensar que, muy probablemente, el café que están tomando, o la fruta que comen, o que en una esquina del paradero de la calle se atravesaron con uno de esos males callados a los cuales, pocos aluden por ser un tema vergonzoso: Los niños pobres y explotados.

Y aquí entramos en uno de los terrenos más escabrosos de esta especie: ¿Cómo es posible que estos monos sin pelo sean capaces de atentar contra los cachorros de su especie? Uno diría: Bueno, aún entre algunos otros mamíferos esa clase de situación ocurre. En efecto, es verdad, pero no entre seres que se describen a sí mismos como "inteligentes" y sobre todo "humanos".

La explotación infantil en el Planeta Tierra se vuelve cuanto más marcada en aquellas regiones políticas en las que una situación económica prevalece de forma más marcada:

- América Latina
- África
- Asia

Aunque aquellos sitios llamados "desarrollados" claro que no escapan de esta clase de ocurrencias, el ser humano es cruel siempre y bajo cualquier circunstancia económica que lo rodee.

La necesidad por incrementar los ingresos en sus hogares, y por tanto comer, son en gran medida, las circunstancias que llevan a los padres de un cachorro humano (o en algunos casos, al mismo niño) a tomar la decisión de hacer algo al respecto, dejando detrás la oportunidad de poder estudiar y superarse para, finalmente, romper este círculo vicioso de pobreza e ignorancia que se repite generación tras generación. Cuando algo malo ocurre vez tras vez, la mente humana comienza a tomarla por "buena", o al menos, como "normal".

La clase de explotación que se realizan con los niños son muy variadas, y las van desde las estrictamente económicas, que pasan por gamas de explotación o esclavitud en campos de siembra, en manufactureras, llegando también al comercio sexual, hasta también involucrarles en luchas de índole política o de narcotráfico. ¡La mente del humano es mucho más creativa de lo que parece en cuestión de torturar, créanmelo! (Es una raza que, en esa capacidad, es capaz de rivalizar incluso con mis brillantes talentos.)

Siendo un grupo tan vulnerable, estos pequeños son exigidos a un grado superior al que sería correcto para sus cuerpos en desarrollo, realizando jornadas de trabajo excesivamente largas, y por supuesto, muy mal pagadas. Sin contar con las condiciones de seguridad, usualmente deficientes, a las que se enfrentan, sumándose estas a las causas de muerte infantil en el mundo, o provocando secuelas sanitarias que los condenan a una vida con mala calidad, y que, muy difícilmente superarán, aunadas a la humillación, el abandono, la renuncia involuntaria de una infancia que no conocen al ser cargados con responsabilidades injustas, entre otras cosas.

Según estimaciones de la CEPAL, alrededor de unos 100 millones de niños trabajan en el sur de Asia sólamente, del cual, el 20% de ellos, tendrían jornadas de trabajo de ¡13 horas! Y por supuesto, ganando a veces hasta menos de diez veces lo que un adulto. En América Latina se estima que existen alrededor de 17 millones de niños entre 5 y 18 años trabajando y representan un 10 o 20% de los ingresos familiares por cuestión de sus trabajos. Las estadísticas comentan que, tan sólo en Latinoamérica, mueren anualmente alrededor de 22 niños por situciones derivadas de condiciones de trabajos inseguros.

Recuerdo aquel caso irónico de las niñas que demandaron a la empresa "Rubies" de México, pues ellas hacían vestidos para muñecas Barbie... ¿Qué tiene de malo esto? Preguntarán algunos humanos viéndolo perfectamente normal. Bien, si consideran que ellas realizaban estos vestidos como obligación en jornadas de trabajo de hasta diez o doce horas, a veces dieciocho, sin mayores privilegios más que su pago pequeño, uno se pondría a pensar en que al humano no sólo le gusta ser cruel, sino que agrega la ironía a la burla.

Los datos son pasmosos, y vergonzosos. Por eso, es apenas comprensible que resulte natural el no pensar en ello... El sólo considerarlo sería capaz de amargar el café más sabroso, o de volver insípida la fruta más deliciosa... Ambos, quizá, ya en las mesas de muchos de estos consumidores gracias al trabajo de mucha gente, y tal vez, en el proceso, habrían intervenido estos niños...

¡Bah!
 
 
Me siento...: exanimate-Pensando-
Lo que escucho...: Life on Mars-David Bowie
 
 
 
Lady Dragon: Avatar - Sokka Facepalmzelha on May 27th, 2008 09:45 pm (UTC)
LOLWUT

Y yo que pensé que hablabas de lo explotadores que son en McDonalds... D:
Pollux Dioscuros: Mr. Mindpolluxdioscuros on May 28th, 2008 04:14 am (UTC)
-____-U

*sigh*